Se hacían pasar por Roberto Lavagna y estafaban a sus amigos por WhatsApp: ¿Qué dijo el político?

Economía 08 de septiembre de 2021 Por Artista Invitado
El ex ministro de Economía denunció fue víctima de una modalidad delictiva en la que ciberdelincuentes pedían dólares y transferencias bancarias a sus contactos haciéndose pasar por él.
roberto-lavagna-estafa-whatsapp_1_crop1631112282573.jpg_1734428432

Roberto Lavagna denunció en sus redes sociales que ciberdelincuentes intentaron concretar una estafa virtual haciéndose pasar por él y así pedirle dólares o transferencias bancarias a sus contactos a través de WhatsApp.

"CUIDADO: en épocas de estafas bancarias y phishing también hay estafas mediante WhatsApp. En esta oportunidad me tocó a mi. Desde un tel envían mensajes a contactos diciendo que cambié el número de teléfono y que actualicen el mismo (falso)", detalló el ex candidato a presidente en su perfil de Twitter.

Este tipo de estafa, contó Lavanga, "evidencia algún tipo de acceso a la cuenta de Gmail o acceso a mi lista de contactos". Y continuó: “No solo eso, cuando uno responde y ven el nombre del contacto, tratan de pedir dólares o transferencias bancarias. La denuncia ya fue realizada en la @Policia_ciudad delitos informáticos”, escribió.

Tras mostrar lo sucedido con capturas de pantalla de su teléfono, el exministro aconsejó "tomar cuidado a la hora de proteger nuestras cuentas con medidas de seguridad más estrictas como por ejemplo el login en 2 pasos y no sólo una contraseña”. 

Cómo protegerse de los fraudes cibernéticos

  • Páginas seguras

Esto es lo primero que hay que verificar cuando se accede al sitio de un banco, porque existen ciberdelincuentes que crean páginas apócrifas con el objetivo de obtener información confidencial de las víctimas. Por ese motivo, no hay que hacer clic en hipervínculos de dudosa procedencia o que no hayan aparecido en visitas anteriores. Asimismo, se debe controlar que la dirección inicie con "https", ése será un buen indicador de que la página web de navegación es segura.

  • E-mails sospechosos

Es uno de los principales canales por los que que se cometen fraudes online. Debido a eso, no hay que abrir e-mails de remitentes desconocidos, ni aplicar clics en links que vengan dentro de los mensajes por esa vía. Tampoco, bajar archivos adjuntos que no tengan un nombre en particular, ya que de esa forma se puede instalar de manera remota algún programa de un ladrón de identidades digitales.

  • No compartir información confidencial

Por ejemplo, cuando se van a realizar compras por Internet, no se debe proporcionar información confidencial. Se debe resguardar la privacidad de claves y evitar compartirlas con terceros. Asimismo, resulta conveniente cambiar periódicamente los Códigos Personales de Identificación (PIN) y utilizar diferentes claves para bancos distintos. También, revisar con frecuencia los saldos de las cuentas.

  • Investigar a la empresa

Si se va a efectuar una compra por Internet en una nueva empresa, se debe investigar con qué tipo de compañía se hará la transacción. Además, no resulta conveniente utilizar débito para las adquisiones en línea, sobre todo si no conoce la reputación del vendedor. Ante la compra de artículos caros, como los de electrónica, hay que optar por la tarjeta de crédito. La diferencia entre una y otra radica en el lugar de donde saldrá el dinero al momento de abonar. Con débito, directamente de fondos acumulados. Con la de crédito, de recursos descontados a futuro. Por eso, el margen para advertir el fraude y reclamar la devolución es mayor con el segundo tipo de tarjetas. 

 

 

Te puede interesar