Mundial de futsal: Argentina no pudo con Portugal en la final

Deportes 03 de octubre de 2021 Por Artista Invitado
La Selección dejó todo en una final para el infarto, pero la suerte no estuvo de su lado y el sueño de alcanzar el bicampeonato mundial se escapó. Portugal ganó 2-1 y festejó por primera vez en la historia.
198243-faysfruxiaiikoi

La Selección Argentina de futsal se quedó con el subcampeonato en el Mundial de la FIFA de Lituania 2021 tras caer en la final ante su par de Portugal por 2-1. El equipo dirigido por Matías Lucuix se quedó a un paso del bicampeonato, ya que había conseguido el título en Colombia 2016.

Un inicio caliente

Portugal inició el encuentro con una presión alta que, por momentos, complicó la salida limpia desde el fondo argentino. Angel Claudino se veía obligado a aguantar la pelota y forzar individualidades, con el riesgo que implica hacer eso desde la última línea.

Pero con el correr de los minutos Argentina se fue acomodando y a través del pelotazo largo, el estilo de juego que mejor le sale, llevo peligro al arco de Bebé. Así, Maxi Rescia probó con un espectacular remate de tijera al recibir e, incluso, el arquero Nicolás Sarmiento intentó hacer pagar desde su propia aérea el adelantamiento del uno luso.

El partido se juega a todo o nada, con varios cruces calientes en los primeros minutos. El capitán Leandro Cuzzolino recibió la amarilla por un patadón bien dado para cortar una contra (además, también frustró un ataque de 2 vs. 1 con un notable quite).

Argentina coqueteó con el 1-0 con un disparo de Santiago Basile tras una jugada preparada de pelota parada. Portugal no tardó en responder con su propio remate al palo, con un bombazo de Tiago Brito.

Gritos, expulsión y gol

El partido interrumpió su vibrante desarrollo con una incompresible acción del goleador Cristian Borruto, quien le dio un cortito en el estómago a Ricardinho mientras lo marcaba. Tras unos largos y casi cómicos gritos de dolor del diez portugués y luego de revisarla por video, la terna arbitral optó por expulsar (correctamente) al argentino.

La Selección tenía que aguantar dos minutos con uno menos y realizó una gran tarea durante esos 120 segundos de constante toqueteo portugués en el borde del área, pero cuando ya Basile se disponía para entrar y completar los cinco jugadores, Pany armó una gran jugada individual y puso el 1-0 luso sobre el cierre de la primera parte.

Por la remontada

Las cartas estaban echadas al comienzo de la segunda parte. Argentina propone y Portugal, mira más el reloj que la pelota. De todos modos, los lusos casi se encuentran con el 2-0 tras un jugadón de Erick, quien dejó a dos en el camino y la picó sobre Sarmiento para encontrarse con el rechazo final del travesaño.

Argentina se sostenía gracias al gran nivel de Damián Stazzone, tanto en defensa como en ataque. Las apariciones del heroico número 2 eran igualmente un síntoma de la falta de ideas del equipo nacional, que empezaba a ver cómo Sarmiento volaba de un lado a otro. Y en eso se lo hizo pagar Portugal con una jugada preparada que Pany mandó a guardar.

Portugal era todo jolgorio pero apenas sacó del medio Argentina, Claudino, con funciones mucho más ofensivas ante la ausencia de Borruto, se inventó un golazo: fue dejando lusos de izquierda a derecha y sacó un remate cruzado inatajable que se transformó en el 1-2 y revivió las esperanzas albicelestes.

La mejor Argentina

Revitalizada por el descuento, la Selección empezó a encontrar una y otra vez jugadas de gol ante un Portugal inmerso en un lapso de locura total. La más clara la tuvo Matías Edelstein, quien capturó un rebote y, con el arquero vencido (aunque poco margen), definió afuera. Para agarrarse la cabeza.

Alan Brandi pivoteaba cada pelota hasta dejar la barrita de energía vacía y era la mejor vía de Argentina para generar peligro. Primero, descargando con Claudino quien definió al pecho de Bebé y luego generando infracciones para los zurdazos de Cuzzolini. El capitán, minutos antes, salvó a los suyos con un providencial despeje en la línea ante un remate de taco cuando Sarmiento ya estaba vencido.

Sin arquero

Con 3 minutos y 30 segundos en el reloj, ya era tiempo de sacar a Sarmiento y poner a un arquero-jugador, Taborda en este caso. Argentina circulaba de lado a lado en busca de alguna fisura en el abroquelamiento defensivo portugués. Y a falta de un minuto, Claudino no pudo darle la pincelada final a un verdadero jugadón colectivo.

Te puede interesar