El seleccionado argentino empató contra Brasil y se clasificó para el mundial

Deportes 16 de noviembre de 2021 Por Artista Invitado
El equipo de Scaloni terminó en cero ante el de Tite en un partido intenso en San Juan y, si Chile finalmente pierde con Ecuador, terminará el año clasificado al Mundial.
45nAhyBzo_720x0__1

Argentina empató el clásico sudamericano contra Brasil en un partido picante, con piernas fuertes y polémicas, y la Scaloneta suma 27 encuentros invicta.

El clásico que la selección quiso ganar pero no pudo

Invicto y con un pie y medio en Qatar. Argentina lo quiso ganar, Brasil no quiso perder (hizo tiempo) y el 0-0 dejó un sabor raro en la boca. Hubo fiesta en San Juan, donde la gente y, sobre todo, los jugadores buscaron volver a ganar el clásico, pero no se pudo. El empate fue justo. Los de Lionel Messi y Lionel Scaloni están cada vez más cerca del Mundial. 

El público quería ver fútbol y por momentos la Selección se lo mostró. Aunque la ansiedad de los dos lados también se notó: no iban 10 segundos cuando sonó el primer “oooole”, con Argentina controlando la pelota con toque. Así empezó el clásico, con los de Scaloni dominando posesión y territorio, faltando más ideas cerca del área para lastimar una línea de cuatro que se hacía de ocho cuando Brasil defendía.

Ese dominio del potrero por sobre el jogo bonito no fue solo por el ímpetu de los nuestros, sino también -quizás en más porcentaje que lo primero- por el extremo respeto que los brasileños le tienen a esta Selección. La esperaron porque sabían que si iban al golpe por golpe, iban a salir perdiendo.

La final del 10 de julio en el Maracaná todavía está en sus cabezas. Y se notó. También es cierto que Argentina sufrió con alguna contra que definió mal Vinicius o con una Raphinha picante por la derecha. Fred fue el reloj de los visitantes. En contrapartida, Paredes (titular) no fue parte de la conexión de juego y Di María, muy tirado por la derecha, aportó un lujo. Justo contra ellos...

¿Y Messi?

Messi ahí estuvo, pidiéndola, buscando socios, metiendo sus clásicas calesitas (girando para su derecha) y también algún arranque que levantó a los 25 mil en el Bicentenario. Igual se lo notó con una marcha menos, quizás la falta de ritmo. Alguna vez dijo que mejor juega cuanto más juega, y viene de un parate importante. La más clara fue de su nuevo ladero, De Paul, que probó abajo, a la izquierda de Alisson, y el arquero del Liverpool la sacó.

El clásico fue picante, luchado, charlado y con algún roce de más. El codazo de Otamendi a Raphinha, al límite (fue revisado por el VAR y siga, siga). También hubo cruces entre Romero y Vinicius, y alguna que otra discusión. O la de Acuña y Antony, ya en el ST. Por eso también es un clásico. Y se juega como tal.

El jogo bonito no podía faltar. Si Di María tiró un caño a lo Riquelme, Vinicius se destacó con la lambreta a lo Leandro Damiao a Emiliano Papa. El del Real Madrid fue irregular por la izquierda, pero se las arregló para hacer trabajar al Dibu, que volvió a sacar otra pelota clave y la gente lo ovacionó. Clave. Y anda en racha, porque cuando no se trata de un atajadón o de que la pelota le caiga cerca, los palos le dan una mano, como con el remate de Fred que paró corazones desde San Juan a París.

Argentina no ganó, pero tampoco perdió. El invicto sigue y ya llegó a 27. Hay alguna mala (como la lesión de Cuti Romero), pero varias buenas, como darle minutos a jugadores como Julián Álvarez, Lisandro Martínez o

Nicolás Domínguez. La Selección cerró un gran año, en donde no conoció la derrota, levantó la Copa América y se está clasificando al Mundial de Qatar.

¿Más vídeos?
¡clic en la imagen!

image

Te puede interesar