Por qué, pese a la aprobación de la ANMAT, la Argentina no tendrá la vacuna Janssen hasta 2022

Política 07 de octubre de 2021 Por Artista Invitado
El laboratorio que la produce comenzó los trámites para su aprobación en diciembre de 2020, pero finalmente fue avalada a inicios de octubre. Qué características tiene y cuál es la razón por la que no llegará al país aún.
926x0_277202_20211007103448

Pese a que la ANMAT autorizó el uso de emergencia de la vacuna de Janssen contra el coronavirus, desde el Ministerio de Salud de la Nación le confirmaron al portal de noticias TN.com.ar que el laboratorio que no realizará entregas a la Argentina hasta 2022 “por una cuestión de suministros”. De qué se trata esta inmunización que, aunque se presenta como monodosis, ya solicitó ante la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos el visto bueno para una segunda dosis como refuerzo.

Cuándo llegará la vacuna de Janssen a la Argentina

Durante las últimas horas de este lunes, se conoció que la ANMAT había aprobado la vacuna de Janssen para su uso de emergencia, ya que el pedido de autorización había sido presentado por un laboratorio. Pese a que el trámite para obtener el aval del ente regulador nacional había comenzado en diciembre de 2020, fue recién en junio cuando presentó nuevos documentos que permitieron su autorización.

Y fue durante ese mismo mes que el Gobierno definió modificar, por decreto, la Ley de Vacunas para remover la palabra negligencia, entre otros aspectos. De todos modos, según pudo confirmar TN.com.ar de fuentes del Ministerio de Salud nacional, esta vacuna no tocaría suelo argentino “hasta 2022″, ya que desde la farmacéutica le advirtieron a la cartera sanitaria que “en lo que resta del año no van a entregar más por una cuestión de suministro”.

Vale aclarar que esta vacuna, que puede ser refrigerada hasta tres meses a una temperatura que va de los 2 a 8°C, fue incluida en el Fondo COVAX, impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con un acuerdo para el primer semestre de 2021 por 500 millones de dosis. Sin embargo, se encontrarían en las mismas condiciones: problemas de producción y suministro.

De qué se trata esta vacuna recientemente avalada por la ANMAT

La vacuna desarrollada por Johnson & Johnson tiene como plataforma un vector viral adenovirus no replicativo, una tecnología que podría asimilarse a la figura de un caballo de troya. En este caso, se utiliza una proteína S (espiga), responsable de la unión con la célula para luego infectarla, que es introducida dentro de un adenovirus (como los de la gripe) denominado Ad26 (el mismo que es utilizado en el componente uno de la Sputnik V). Ambos componentes fueron previamente modificados para que puedan entrar en las células, pero sin replicarse o causar la enfermedad.

Luego de que la vacuna se inyecta, estos adenovirus se juntan e ingresan a las células, para luego introducirse en el núcleo (donde se almacena el ADN). En ese lugar, el gen de la proteína S es leído y copiado en una molécula denominada ARN +mensajero, o ARNm, que abandona el núcleo y se trasladan a la superficie. Es en este momento en que el sistema inmunitario puede reconocer estas espigas “simuladoras” e inicia la respuesta inmune.

Una vez que abandonó el caballo de troya, estas proteínas simuladoras se enfrentan a los anticuerpos y los linfocitos B y T. Ellos comenzarán una reacción en cadena que inicia con una “alarma”, continúa con la marcación y contención del invasor, para luego dar paso a su eliminación. Todos estos pasos son memorizados por las células T, las cuales serán las responsables de reconocer al virus si vuelve a ingresar al cuerpo y recordar cómo se eliminaban.

La administración de la vacuna de Janssen es de monodosis, es decir que su esquema se completa con la inoculación de un solo componente, y tiene una eficacia del 72%, número que decae cuando se enfrenta a la variante Delta. Según un estudio realizado a unos 500 mil trabajadores sanitarios de Sudáfrica, cuando esta inmunización se enfrenta a la mutación de origen indio su eficacia contra la muerte se extiende hasta el 96% y cae al 71% contra la hospitalización.

Vacuna de Janssen: una monodosis, con una segunda dosis como refuerzo

El desarrollo de Johnson & Johnson fue presentado como una monodosis, aunque frente a la amenaza de la variante Delta siguió el camino de sus competidores y presentó un pedido ante la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) para que se autorice una segunda dosis como refuerzo.

Recién el 14 y 15 de octubre se reunirá el Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA para evaluar no solo el pedido de un refuerzo que realizó Janssen, sino también la solicitud de Moderna de una tercera dosis. Según señalaron desde la farmacéutica, un refuerzo a los dos meses multiplicó por cuatro la respuesta de los anticuerpos y tuvo una efectividad del 94%.

En tanto, al aplicar una nueva dosis a los seis meses se evidenció “un refuerzo increíblemente fuerte”, donde la protección de los anticuerpos se multiplicó por 12. “Nuestro argumento no es que la eficacia de la vacuna se esté desvaneciendo o disminuyendo, sino que, desde un punto de vista personal, se puede llegar a un nivel de protección aún mayor con un refuerzo”, afirmó Mathai Mammen, director de investigación y desarrollo global de la rama de vacunas de J&J.

Te puede interesar