Destino final: un caniche cayó por un balcón y murieron tres personas

Policiales 23 de octubre de 2021 Por Artista Invitado
El hecho ocurrió en la mañana del 21 de octubre de 1988. El perro atravesó un hueco de la baranda ubicada en el piso 13 y golpeó a una mujer que estaba en la vereda. Un hombre que intentó socorrerla fue atropellado por un colectivo. Y un tercero falleció de un paro cardíaco.
rivadavia_y_morelos_1_crop1634998900584.jpg_1734428432

El 21 de octubre de 1988 quedará en la historia como el día que ocurrió un trágico accidente protagonizado por un caniche en el barrio porteño de Caballito. Aquella mañana en el cruce de la avenida Rivadavia y la calle Morelos circulaba la gente como si fuera una jornada común, hasta que un perro cayó desde el balcón de un piso 13 y provocó la muerte de tres vecinos que no tenían nada que ver entre sí.

El hecho ocurrió tres décadas atrás, pero seguramente por lo increíble y fatal todavía debe conservarse en la memoria de los vecinos del barrio de Caballito, de los porteños de más de 40 años en general.

Los diarios de la época relatan que la señora Marta Espina, de 75 años, caminaba esa intersección con su bolsa de compras y mientras transitaba frente a la vidriera de una conocida casa de alfombras de apellido armenio, Espina no tenía idea de lo que el destino le tenía deparado.

Al mismo tiempo, Cachy, un perro caniche perteneciente a una familia de apellido Montoya, jugaba en el balcón del piso 13 de sus dueños, cuando de pronto, sin saber cómo, atravesó un hueco de la baranda y cayó al vacío. La mala suerte quiso que al sino trágico de la mascota se sumara el de la señora Espina, que recibió el impacto del animal sobre su cabeza y falleció en el acto. Cachy también perdió la vida en la caída.

Caballito: dos víctimas más

Pero la crónica del suceso no termina con este fatídico hecho. Edith Solá, de 46 años, aparentemente llevada por la curiosidad de saber lo que había ocurrido, o quizás por el afán de llevar alguna ayuda, cruzó apurada la avenida Rivadavia con tanta mala suerte que fue arrollada por el interno 15 de la línea 55, que circulaba por allí. Era la segunda víctima fatal que se producía por la caída de "Cachy".

Pero faltaba una muerte más. La tercera víctima del funesto episodio no fue identificada por las crónicas de aquel tiempo, pero el relato señala que se trató de un hombre que sufrió un ataque cardíaco al ver la totalidad del episodio desarrollado en Rivadavia y Morelos, y que falleció en una ambulancia camino al hospital.

Te puede interesar